Historia primera parte - Puente romano de Alcántara siglo I d C - Cáceres- Extremadura


Construido y sufragado por varios pueblos lusitanos. Su obra debió iniciarse hacia el año 75 d. C., terminándose alrededor del 103 - 104 en época del emperador Trajano, al que fue dedicado.
El conjunto romano consta de tres elementos: puente, arco y templo. El puente, situado entre dos recodos del río tiene unas dimensiones de 194 metros de longitud, 8 metros de anchura y 71 metros de altura incluido el arco. Su fábrica es de sillería granítica almohadillada dispuesta a soga y tizón.
Tiene seis amplios arcos de medio punto con distintas luces, apoyado sobre cinco pilares apreciándose tamajares en los tres centrales.
El arco de triunfo, aunque subordinado al puente, no deja de tener su propio significado dentro del conjunto. Enclavado en una provincia poco romanizada, este monumento en honor al sistema imperial, adoptando un aspecto más defensivo.
Este puente, clave para las comunicaciones en el espacio fronterizo, se vio sometido a destrucciones a lo largo de los diferentes enfrentamientos bélicos. A comienzos del siglo XIII, en tiempos de la Reconquista, cuando Alfonso IX tomó definitivamente la Villa a los musulmanes, el puente sufre destrucción del primer arco de la orilla derecha. Según los estudios realizados sobre el tema, todo apunta que debió ser reparado antes del siglo XVI.
Continúa en Historia segunda parte - Entrada siguiente)


Erigido en honor al Emperador Trajano y a los dioses de Roma por Caius Iulius Lacer. De traza sencilla, tiene planta rectangular siendo su fábrica de sillería de granito almohadillado. Dos columnas de orden toscano enmarcan la puerta de entrada, el interior se divide en naos y pronaos, y en el exterior remata la fachada un frontón triangular, cubriendo todo el edificio un tejado a dos aguas.
En el siglo XIII se cristianiza bajo la advocación de San Julián, añadiéndosele nuevos elementos arquitectónicos como el calvario y la espadaña. En la reconstrucción del siglo XIX D. Alejandro Millán y Sociats le devuelve su aspecto original siendo de este momento la verja que cierra el edificio.
La inscripción reproducida en los siglos XVI y XIX a partir de la original dice así: "CONSAGRADO AL EMPERADOR NERVA TRAJANO, CESAR AUGUSTO, GERMÁNICO, DÁCICO. ESTE TEMPLO EN LA ROCA DEL TAJA DE LOS SUPREMOS DIOSES Y DEL CÉSAR LLENO DONDE EL ARTE SE VE VENCIDO POR SU PROPIA MATERIA, QUIZÁS LA CURIOSIDAD DE LOS VIAJEROS, CUYO CUIDADO ES SABER COSAS NUEVAS, SE PREGUNTEN QUIÉN LO HIZO Y CON QUÉ INTENCIÓN. EL PUENTE DESTINADO A DURAR POR SIEMPRE EN LOS SIGLOS DEL MUNDO, LO HIZO LACER, FAMOSO POR SU DIVINO ARTE..."