6 fotos Basílica Visigoda de Santa Lucía del Trampal - Alcuéscar -(Cáceres) Extremadura


Descubriendo Santa Lucía del Trampal.
Hacia el año 700 se ubicó en este fértil lugar un monasterio al resguardo del trajín de los cercanos caminos.
En las excavaciones se han encontrado muchos fragmentos de objetos de cerámica, unos más tradicionales y otros con novedades introducidas por los musulmanes, así como numerosas aras romanas dedicadas a la diosa Ataecina.
Santa Lucía del Trampal es la primera iglesia que, es Extremadura, reúne las características propias de la arquitectura prerrománica hispánica. Sin embargo, la iglesia que ha llegado a nosotros no es como la iglesia original. Los tres ábsides, el crucero y el coro es lo que menos ha cambiado, aunque se han perdido los cimborrios. De las naves se conservan los muros en toda su altura, pero se han perdido sus arquerías y bóvedas, sustituidas por la cubierta gótica. Las habitaciones laterales, con sus arcos adosados y bovedillas, han desaparecido casi por completo.

ORIGEN Y FIN DEL MONASTERIO


La novedad de lagunas de las soluciones arquitectónicas y decorativas de la iglesia, aportadas por los musulmanes, junto a los resultados de las excavaciones arqueológicas, permiten pensar que el monasterio fue de monjes mozárabes, esto es, cristianos bajo dominio musulmán (siglo VIII, hacia el año 750)


Sin saberse todavía por qué, el monasterio fue abandonado entorno al año 820.

En época gótica, un nuevo monasterio recuperó la explotación agrícola y restauró la iglesia. Se repusieron en granito las columnas del crucero, se cubrió la nave con una armadura sore nuevos arcos y se construyó una capilla funeraria en una de las habitaciones. La iglesia se dedicó a la mártir Santa Lucía, cuya advocación se había introducido en España en el siglo XI.

En el siglo XIX, el monasterio sufrió una definitiva crisis, consecuencia de la guerra de la Independencia, pues la iglesia se convirtió en u fortín estratégico durante la batalla de Arroyomolinos (año 1811).


La iglesia fue redescubierta en 1980; estaba a punto de arruinarse y su recuperación obligó al trabajo conjunto de arqueólogos y arquitectos.

La visita a la basílica es gratuita y está abierto todos los días, excepto lunes.
Horario de invierno: de 10 a 14 horas y de 16 a 19 horas.
Horario de verano: de 10 a 14 horas y de 17 a 20 horas.

Fotografías: Demetrio Fernández Vaquero.

Texto: Folletín informativo Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura.