Ciudad del Vaticano - Capilla Sixtina - El Juicio Final, obra de Miguel Ángel Buonarroti -1475 - 1564


Capilla Sixtina. Inicio construcción: 1473 - 1536. Estilo Renacentista. 21 metros de altura. Arquitectos: Baccio Pontelli, Domenico Fontana, Giovannino de dolci.



El juicio Universal. 1536 - 1541.
Autor: Miguel Ángel Buonarroti (Caprese 1475 -Roma, 1564).
Técnica: Fresco renacentista.
Tamaño: 1370 X 1220 cm.

HISTORIA

En 1535, el papa Pablo III encargó a Miguel Ángel, el más grande fresco jamás pintado que trataría sobre el Juicio Final y se ubicaría en la pared del altar mayor de la Capilla Sixtina. El tema estaba relacionado con lo que había sucedido en la iglesia en los años precedentes: La Reforma Protestante y el Saqueo de Roma. Por eso se intentaba representar a la humanidad haciendo frente a su salvación.
Una vez terminada, en1541, la pintura provocó el escándalo y las críticas más violentas, pues se consideraba vergonzoso que en tan sagrado lugar se hubiesen representado  tantas figuras desnudas, especialmente algunas parejas cuyas posturas podías parecer comprometidas. Según algunos obispos, el fresco no correspondía a un recinto tan sagrado como la Capilla sino a una taberna.
Se acusó a Miguel Ángel de herejía y se intentó destruir el fresco. Aunque el Papa Julio III era tolerante y no se preocupó de los desnudos, a su muerte se decidiría la "corrección" del fresco colocando paños de pureza a todos los personajes.
La persona que se ocupó de esta labor, por orden de Pío V,  fue Daniele da Volterra, discípulo de Miguel Ángel, a quien, por este trabajo se colocó el sobrenombre de "Braghettone" (Pintacalzones); Daniele murió dos años después de iniciar el trabajo, sin haberlo terminado.
Más adelante, en 1570, cuando Miguel Ángel ya había fallecido, El Greco propuso repintar el Juicio Final pero está vez, acorde a las ideas de la Contrarreforma. Pero para ese entonces, el fresco del Juicio Final ya era tan aceptado entre los religiosos que El Greco tuvo que abandonar Romo por decir tal locura.
La influencia del Juicio Final en otros artistas europeos posteriores fue enorme; era visita obligada para los que podían costearse el viaje a Roma, y se difundió mediante grabados debidos a artistas como Giorgio Ghisi y Martino Rota.


Miguel Ángel Buonarroti 1508 - 1512.