Granada - Albaicin - Sacromonte - Granada


Albaicín - Sacromonte - Granada.

El barrio del Albaicín, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1984, fue el germen de la actual ciudad de Granada y conserva aún toda la magia de su pasado árabe.

En la etapa islámica, el actual Albaicín era un conjunto de diferentes núcleos urbanos independientes y no fue hasta la era moderna cuando alcanzó su actual concepción unitaria.

El Albaicín fue en su origen un núcleo que se extendía al nordeste de la Alcazaba Cadima (vieja). 

Existen varias versiones sobre el origen del topónimo Albaicín. La más aceptada es la que hace referencia a un vocablo árabe que designa al barrio de los halconeros. 

No fue hasta finales del siglo XV y principios del XVI cuando comienza a utilizarse el nombre indistintamente para referirse al pequeño arrabal original y a todo el conjunto urbanístico situado frente a la Alhambra.

Pasear por el Albaicín es pasear por la historia de Granada. Sus construcciones, sus plazas y la propia estructura de sus calles permiten al visitante observador reconocer las diferentes transformaciones culturales y sociales de la ciudad.


La calle Elvira, que nace desde el Arco del mismo nombre, fue uno de los ejes más importantes de la ciudad, hasta la apertura de la Gran Vía. De trazado rectilíneo, destaca en ella la iglesia de San Andrés, que cuenta con un minarete como símbolo de su pasado como antigua mezquita.

Al final de la calle encontramos la Plaza Nueva, que data del siglo XVI, y en cuya construcción quedan ya patentes los ideales urbanísticos cristianos.

En ella se encuentran la Real Chancillería y la Iglesia de san Gil y santa Ana, ejemplo prototípico de las construcciones mudéjares desarrolladas en la ciudad durante el principio del XVI. 


A la derecha bajando por la Plaza Aliatar y la calle Panaderos llegamos a la Plaza Larga, la principal del Albaicín. Desde allí, podemos dirigirnos al mirador de San Nicolás, con las mejores vistas hacia la Alhambra, que permiten obtener una imagen global del conjunto monumental. O bien recorrer la calle Larga de San Cristóbal hasta el mirador del mismo nombre, que ofrece una excelente vista panorámica de la ciudad. Junto al mirador se encuentra la Iglesia de San Cristóbal, en el que destaca su aljibe árabe.