Cáceres, cuando el sol asoma


Poco cuesta madrugar, si la recompensa es un amanecer tan bello. Aunque la mañana es fría... vale la pena sentarse y observar como el sol va ganando altura y dejando tras de sí los lindos colores que en su aparición le acompañan.