Después de una noche fría queda esto


En las mañanas frías de invierno, un paseo mañanero ayuda a poner la sangre en circulación y de paso ver algo que solamente se aprecia a primeras horas del día, plantas y objetos helados por la escarcha que desprenden sus destellos con los primeros rayos de sol.