Roquero solitario defendiendo sus pajaritos 4 fotografías


Roquero solitario

La hembra de turdus merula tiene un plumaje marrón, cuyos tonos varían de un individuo a otro, presentando zonas más oscuras. Su pico es marrón, a veces con una zona de color amarillo pálido, y su círculo ocular es de color marrón claro. Su garganta es más clara que el resto de su plumaje, pudiendo presentar un aspecto vagamente anaranjado. Sus patas son de color marrón oscuro.
El periodo de cría comienza en marzo, construyendo el nido la hembra con la ayuda del macho, tiene forma de taza y está formado por pasto, hierbas y pequeños trocitos del árbol y lo cubrirá con musgo y en el borde superior barro. ·n nido pueden situarlo en agujeros de algún muro, arbustos, árboles y también en setos de jardines, encargándose la hembra de la incubación y macho y hembra del cuidado de los polluelos.




En la fotografía superior podemos observar a una cría muy joven de mirlo, su plumaje es marrón grisáceo, similar al de las hembras, pero con las puntas de sus plumas de color beige, más pronunciadas en el pecho y la parte inferior del cuerpo, este plumaje le durará hasta agosto  y octubre, época en la que realizará su primera muda.
El pico amarillo y el color negro uniforme, no se alcanzará en los machos antes de haber cumplido un año, tampoco aparecerá el anillo amarillo alrededor de los ojos.


Blanco y negro de roquero solitario.