Mérida 5/10 Circo romano siglo I d C



CIRCO ROMANO DE MÉRIDA.


Construido durante la primera mitad del siglo I d. C. y remodelado en el transcurso del siglo IV d.C.
Su traza es la de un rectángulo que adopta forma de semicírculo en el extremo oriental, mientras que en su lado occidental conforma un arco de circunferencia para garantizar la igualdad de todos los carros en el momento de salida.
Fue construido con mampostería y hormigón, con sillería de granito y es de grandes dimensiones, 417,30 metros por 112 metros (excluida la fachada).
Su altura no debió superar los 6,5 metros.
Las puertas se construyeron aprovechando el espacio libre que quedaba entre los distintos bloques de gradas.

Podemos distinguir en el Circo Romano de Mérida, las siguientes partes:

La CÁVEA o graderío, se divide en dos pisos, uno superior y otro inferior, llamados maeniana, separados por pasillos o praecintiones que facilitaban el tránsito y distribución del público por el edificio. Su estructura se divide en diferentes sectores constructivos llamados cunei separados por la entrada de acceso desde el exterior.
En el graderío sur se aprecian hasta tres gradas que estuvieron recubiertas con sillares de granito en los asientos inferiores. Para el graderío superior utilizarían estructuras de madera o simplemente rampas terreras. Separando la grada de la arena se elevaba el podium; muro continuo de dos metros de altura, hoy sólo apreciable en el lado sur. A lo largo del graderío debieron existir diferentes tribunas para controlar la carrera. Entre ellas la del tribunal iudicum y un pulvinar o lugar reservado para autoridades
La capacidad total del edificio ha sido estimada en 30.000 espectadores

Las CARCERES. Dispuestas en curva en el extremo occidental del circo, están divididas en dos series de seis casillas separadas por una entrada monumental, la porta pompae. Desde aquí salían los carros para iniciar la competición.

El HEMICICLO se  sitúa enfrente de las carceres en el extremo oriental del edificio. Allí se localizó otra entrada monumental.

La ARENA Era el lugar donde se desarrollaban las carreras. Es larga y estrecha, y está dividida en dos pistas por una barrera central o Spina, que en el Circo Romano de Mérida se encuentra dividida dando lugar a dos estanques o euripi que contenían agua. Estos dos estanques estaban separados por un espacio central con una potente cimentación perteneciente probablemente a un obelisco.

La SPINA, en cuanto a decoración, en ella se encontraba el mayor lujo, aún se conservan los huecos que dejaron los elementos ornamentales: columnas, altares, templetes, estatuas y otros elementos como los delfines y ovaria, situados en su interior. Estos dos últimos servían para informar al público y corredores sobre el número de vueltas efectuadas.

De gran interés resultan otras estructuras documentadas, como el caso de los desagües de los estanques de la barrera central, o el colector que atraviesa la arena de norte a sus y que servía para regular un pequeño arroyo y canalizar el agua hacia el río Albarregas.