Cáceres III


 Cáceres, lo mires como lo mires, desde donde lo mires, siempre te encontrarás con esa vista tan peculiar de sus monumentos agrupados sobre su batolito repleto de agua en sus adentros.

Sí. Leyeron bien. Repleto de agua en su interior.
No hace mucho tiempo decidieron hacer un aparcamiento subterráneo en la Plaza Mayor de la ciudad de Cáceres y... ¡Nada! Que con la naturaleza de las cosas no hay quién pueda, pues hubieron de desistir al no ser capaces de achicar el agua que brotaba de los sondeos realizados. Así la Plaza Mayor de Cáceres, Punto de encuentro de la ciudad, sigue como estaba, bueno casi como estaba, pues su pavimento no es lo mismo, pero al menos su forma un tanto irregular tirando a rectangular no se puede modificar.
Su belleza y singularidad, la hace única en forma y encanto.