Córdoba - Mezquita 2ª fase Abderrahman II 6 fotos


La Mezquita de Córdoba y Abderrahman II.
G
Gobernando Abderrahman II se produce un gran auge económico y político aumentando la población considerablemente, esto hace que el oratorio de la Mezquita se quede pequeño para el número de fieles que a el acudían y el Emir se vio obligado a ordenar una ampliación de la Aljama.



Comenzaron las obras en el año 848, derribándose parcialmente el muro de la Quibla permitiendo así el paso a su través. Las once naves se prolongaron en ocho nuevos tramos de arquearías.
Se desplazó el muro sagrado repitiendo la estructura del primitivo edificio respetando así los principios formales de la Mezquita de Córdoba ya establecidos desde su origen de un modo claro.



En sus columnas no se utilizaron basas, labrándose expresamente para esta obra once capiteles, por alarifes cordobeses y siguiendo el modelo corintio de delicada talla, introduciendo el tan característico modelo "avispero" de la época califal.



La posterior construcción del Crucero Catedralicio transformó gran parte de esta obra.


Abderrahmán III.
Con la proclamación de Abderrahmán III como primer Califa omeya con el sobrenombre de "El Victorioso" el año 929, tras la derrota de los hijos de Omar Ben Hafsún, en el Al Andalus, el sometimiento de los fatimíes y la pacificación con los reinos cristianos del norte peninsular, Córdoba vivió una época de paz y prosperidad llegando a alcanzar su máximo esplendor, creándose una relativa convivencia entre las tres religiones monoteístas, convirtiéndose la capital de Al Andalus en la mayor ciudad del mundo occidental, rivalizando con Bizancio.



(Durante esta próspera etapa del Emirato Independiente (aunque también de intensas persecuciones al pueblo cristiano), se realizó la primera ampliación de la Mezquita, repitiendo el esquema de su antecesor y prolongando el patio y las naves del oratorio. En este patio construirá el califa omeya Abderramhan III el alminar que se encuentra embutido en la actual torre de la catedral).